Los pronósticos del clima habían estado vigilando una fuerte tormenta que a su vez generó múltiples tornados en la región sureña de los Estados Unidos el 21 y 22 de marzo, 2022. Ocurrieron varias tormentas de supercúmulos sobre la parte central de Tejas y el sur de Oklahoma. El grupo Stormchasers se mantuvo muy ocupado monitoreando con sus cámaras el progreso de la tormenta y documentando su llegada.

La casa de la familia De La Rosa fue dañada durante el tornado en Cushing, Texas el 22 de marzo.

Entre los múltiples tornados generados por la tormenta estuvo uno categoría EF-2 con vientos entre 111 y 135 millas por hora que aterrizó en Cushing, Texas. Esa noche, inconscientes de lo que pasaba en el entorno de su hogar, dormían José y Marilu De La Rosa con sus tres hijos, Luis (10, Christopher (9) y Alejandro (14).

“Yo estaba dormida, pero de repente escuché como que estaban cayendo piedras grandes, y me tapé los oídos. Y de repente oí que gritaron los niños. Fue cuando mi esposo me dijo, ¡levántese, vamos a ver que está pasando con los niños! Yo creo que me levanté dormida porque topé en una puerta del clóset, topé mi cabeza,” dijo la Sra. De La Rosa.

“Nada más hoy un tronido, y luego voló todo,” dijo el Sr. De La Rosa.

Y de repente se acabó. Milagrosamente nadie fue lastimado en la casa de los De La Rosa o en la casa de uno de sus hijos justo al lado. Sin embargo ambas casas habían sufrido daños extensos.

El Sr. De La Rosa añadió, “decidimos esperar a que amaneciera porque la casa todavía era habitable.”

La familia ya había sobrevivido una tormenta previa, un huracán. Pero con un huracán hay más tiempo para preparase. Con un tornado, a veces llegan con poca advertencia especialmente en áreas como el infame Callejón de Tornados (Tornado Alley) por el centro de los EE.UU.

“Tuvimos mucha suerte de haber sufrido sólo daños materiales,” dijo el Sr. De La Rosa.

“Bendito sea Dios,” dijo la Sra. De La Rosa. “Podemos reemplazar cosas, no vidas.”

La Cruz Roja Americana estuvo allí en el lugar del desastre. Cada año, la Cruz Roja Americana responde a más de 60,000 desastres en el país. A pesar de que la mayoría son incendios en casas o apartamentos, la Cruz Roja Americana está lista para apoyar a todas las victimas con asistencia inmediata de emergencia.

“La Cruz Roja fue la primera en llegar y preguntar si estábamos bien,” dijo la Sra. De La Rosa.

“Estamos tranquilos y complacidos de haber visto a la Cruz Roja llegar a nuestra casa,” dijo el Sr. De La Rosa. “Fueron los primeros en auxiliarnos.”

Escrita por F.A. Philibert